El legado único de Iris Apfel

Iris Apfel: Un Icono de la Moda y el Diseño

  • Figura única en el mundo de la moda
  • Talento innato para el diseño desde joven
  • Trayectoria como diseñadora de interiores y empresaria
  • Reconocimiento en la industria de la moda en los años 2000
  • Exposición en el Metropolitan Museum de Nueva York en 2005
  • Legado de Iris Apfel en la moda y la actitud ante la vida
En el siempre a la vanguardia mundo de la moda, hace algo más de un siglo emergió una figura de una singularidad inimitable: Iris Apfel. La modelo, empresaria y diseñadora de interiores, conocida por sus gafas grandes y redondas y sus atuendos extravagantes, fallecía este viernes en su casa de Palm Beach a los 102 años. Nacida el 29 de agosto de 1921 en Queens, Nueva York, Apfel demostró desde bien pequeña un talento innato para la moda y el diseño. Estudió Arte en la Universidad de Nueva York y más tarde en la Universidad de Wisconsin, pero su auténtica formación comenzó cuando empezó a trabajar como diseñadora de interiores y para revistas de moda. En los Cincuenta fundó, junto a su marido, Old World Weavers, una empresa de textiles especializada en telas antiguas. La compañía se hizo rápidamente conocida entre los diseñadores de interiores de la élite y Apfel fue ganando en reputación por su buen ojo para el diseño y la creatividad. Trabajó para clientes como Estée Lauder o Greta Garbo y decoró la Casa Blanca para varios presidentes. Sin embargo, no se hizo conocida entre el gran público hasta después de su jubilación. En la década de los 2000 capturó la atención de la industria de la moda gracias a su inconfundible estilo, que combinaba piezas vintage, joyería llamativa y colores atrevidos. En esos años colaboró con muchas marcas. H&M fue, hace un par de temporadas, la última. En 2005, el Metropolitan Museum de Nueva York le dedicó una exposición, Rara Avis: selections from the Iris Apfel collection, para celebrar “a una de las creadoras de estilo por excelencia de la moda”. En los últimos años se hizo también con una legión de seguidores en redes sociales que se enamoraron de su manera de vivir y expresarse. Iris Apfel también contribuyó a desterrar muchos estereotipos sobre la edad. Solía describirse a sí misma como «la adolescente viva más vieja del mundo». Sus enormes gafas y collares exuberantes se convirtieron en sus rasgos identificativos, pero fue su actitud ante la vida lo que hizo de ella un icono irrepetible. Su legado perdurará más allá de las pasarelas y las páginas de las revistas.

Deja un comentario